Peques

Crea tu propia Búsqueda del Tesoro

Puede que hayas buscado entre las múltiples búsquedas del tesoro disponibles por el tecnológico mundo que nos rodea y no hayas encontrado esa que de verdad se merece tu peque… por eso nosotras os apuntamos unas nociones básicas para que crees una búsqueda a medida de tu hijo o hija:

Lo primero y esencial es ¡Ser imaginativo! Y es que no olvides que tienes que enlazar una pista con otra para que los niños no se pierdan por el camino porque… imagino que si estás aquí es que sabes QUÉ ES UNA BÚSQUEDA DEL TESORO…

¿Aún no? Pues lee…

Una Búsqueda del Tesoro es un juego complejo que se puede organizar para niños de todas las edades (e incluso adultos) en el que siguiendo una serie de enigmas tienen que encontrar un tesoro muy bien escondido. Su nombre claramente es una referencia a las búsquedas que hacían los piratas basándose únicamente en las pistas que les daba un simple mapa. Puede ser tan corto o largo como uno desee en función del número de pistas que decidas meter.

De estas búsquedas incesantes derivan los Escape Room, o juegos de escape, y es que no olvidemos que tienen un fin similar: encontrar, mediante enigmas, un objeto que nos permita escapar sanos y salvos.

Y ahora que ya sabes porqué estás aquí… te explicamos CÓMO PREPARAR TU PROPIA BÚSQUEDA DEL TESORO (o aplica todas las ideas para crear también un Escape Room)

  1. ¿DÓNDE CELEBRARLA?

Niños de 4 a 8 años: lo ideal es un lugar que conozcan a la perfección y que los enigmas no sean demasiado rebuscados, es decir, sean zonas que puedan reconocer rápidamente. Nuestra recomendación: Casa y/o Jardín.

Niños 9 años en adelante (o adultos): Aquí no es necesario que conozcan a la perfección el lugar ya que la capacidad de orientación y deducción es mayor, por lo que podéis ampliar y celebrarlas tanto en casa y jardín como en parques o colegios.

2. CREA UNA TRAMA INTERESANTE

Los niños son unos aventureros natos y tienen una imaginación única. Solo tenemos que darles una pequeña introducción a una historia y se meterán en el papel. Nosotros os recomendamos que creéis una pequeña leyenda, la contéis en voz alta y después entreguéis la primera pista. Y como no queremos dejaros ciegos en este asunto, os proponemos algunas tramas de las que más atraen a los pequeños.

  1. Encontrar el Tesoro del Rey Dragón y viajar por las montañas valdías. Tu casa se convertirá en las montañas que gobierna el Rey Dragón y cada habitación es una cueva secreta.
  2. Las pociones mágicas de las Hadas. Nuestros aventureros se convierten en pequeñas hadas que buscan las pociones que les han robado los trolls. La casa se convierte en el Bosque Encantado.
  3. El libro mágico de la Bruja Blanca. Una bruja malvada ha robado el libro de la bruja blanca para usarlo de malas maneras. Busca por todo el Reino Mágico el libro y enfréntate a los malvados ogros bajo el control de la Reina Malvada.
  4. El cofre pirata maldito. El famoso pirata Wilfred II enterró su cofre en la isla perdida de EVERWOLL. Nadie sabe donde está pero con un mapa y una brújula no tardaremos en encontrarlo y convertirnos en los piratas más ricos de los siete mares.
  5. La bomba del chiflado Dr. Porky, el archienemigo del Equipo Justicia, unos súper héroes muy poderosos que protegen la ciudad de los malvados. Nuestros héroes deberán encontrar la bomba antes de que sea tarde.

3. ESCOGE UNA RECOMPENSA FINAL

Aunque la historia o ambientación ya refleja un destino, como puede ser un tesoro, una poción mágica o unas gemas… nosotros recomendamos que convirtáis esos objetos en algo que el niño pueda disfrutar, como por ejemplo:

  • Golosinas: si es un cumpleaños, en vez de preparar una piñata puedes esconder golosinas en una caja que ellos tendrán que encontrar.
  • Regalos: para un cumpleañero.
  • En vez de pociones mágicas puede ser la bebida favorita de nuestro pequeño.
  • Tablet o Smartphone: una forma de que recuperen los dispositivos y no estén tan pendientes de ellos.
  • Monedas: algunas monedas o dinero de verdad.
  • Un diploma: muchas veces es mejor jugar solo por la emoción. Nosotras hemos optado por dejar un diploma para colorear al final del juego.

4. ESCOGE LAS PRUEBAS SEGÚN LA EDAD

Para menores de 6 años:

Habitualmente aún no saben leer, por lo que si centras todas las pruebas en retos que requieran lectura se cansarán demasiado pronto. Os recomendamos:

  • Meter una o dos adivinanzas. Las tendrá que leer un adulto pero les encanta pensar.
  • Fotos o Dibujos que puedan relacionar con un lugar u objeto de la casa. Por ejemplo, un animal que represente a ese peluche que tanto le gusta, o una cama.
  • Puzzles de máximo 9 piezas y con un dibujo fácil de averiguar.
  • Juegos de asociación de colores con lugares de la casa.
  • Retos motrices o pruebas físicas.

Para mayores de 6 años:

  • Acertijos de mayor dificultad.
  • Códigos secretos que tengan que descifrar con descodificadores o plantillas.
  • Retos matemáticos de dos cifras o más.
  • Puzzles complejos.
  • Retos motrices o pruebas físicas.

5. TIPOS DE PRUEBAS: algunas ideas.

– Adivinanzas -recomendadas para niños de 5 a 7 años. Si el niño aún no sabe leer, puede leerla un adulto. En ella podemos indicar lugares de la casa, animales (peluches)…

– Retos matemáticos – recomendados para niños de 6 años en adelante. Por ejemplo, podemos cambiar los números de una suma por un cuadrado o cualquier otro símbolo, dejando siempre algún dígito. Siempre teniendo en cuenta el nivel de los niños: * + * + * = 15

Podemos enumerar las habitaciones por ejemplo y que los resultados de las sumas les lleven a un cuarto de la casa.

– Textos ocultos – Ideal para niños de 7 años en adelante. Podemos ocultar texto en un artículo de un periódico, una página escrita en máquina u ordenador, o incluso a mano, podemos marcar algunas letras (ya sea poniéndolas en mayúsculas, en otro color…) de forma que el texto oculto forme una frase o indique un lugar de la casa.

Otras formas de ocultar texto son con letras desorganizadas de diferentes colores y que, al unir todas las letras de un solo color, que nosotros indiquemos, se forme una frase o palabra. 

Se pueden esconder textos también usando el código de colores pero, en vez de formarse palabras o frases con un color, que sea necesario usar un Decodificador de color (papel celofán rojo). Esta técnica funciona si las letras que no sirven son de colores amarillos, naranjas o rojos y las que necesitamos son verdes, azules o simplemente oscuras.

Textos ocultos en un papel recortado de forma cuadricular y que al colocar una rejilla con huecos en solo algunas letras se forme una palabra. También podemos hacer lo mismo pero en vez de con letras sueltas con palabras de modo que, sin la rejilla parezca no tener sentido y con ella nos indique un lugar.

– Dibujos – Ya sea de algún animal (indicando un peluche o juguete del niño), un elemento de la casa (como estanterías, mesas, lavadora…)

– Puzzles con códigos – Para cualquier edad. Separar una imagen en varios pedazos y repartirlos por la casa de forma que cada secuencia de pistas lleve a uno de los pedazos del puzzle y que al completar el puzzle lleguen a la recompensa final. 

– Código secreto en números – Para cualquier edad. En una secuencia de números pedir a los niños que tachen X número y al tacharlos todos aparezca un mensaje, por ejemplo, un código de 3 dígitos.

Disco Cifrado César – Es una herramienta muy útil para codificar mensajes. El disco puede hacerse cambiando el orden del abecedario o, como hacemos nosotras, cambiando las letras por dibujos o símbolos. Los niños encontrarán un mensaje hecho con dibujos y tendrán que convertirlo en una palabra. 

Códigos Invisibles. Para todas las edades. Si tienes una linterna ultravioleta y un bolígrafo de tinta invisible, puedes dejar notas en blanco para que los usen. A los más pequeños les encanta esta técnica.

Laberintos con mensajes. Para todas las edades.
Podemos crear un laberinto o buscar una imagen en internet y escribir letras o números en él de forma que al salir por la entrada correcta se forme una frase (para despistar habrá que poner letras o números también en los caminos incorrectos).
Si jugamos con los más pequeños, en vez de palabras en el laberinto, podemos dibujar tres salidas diferentes y que solo una sea correcta y, en cada salida dibujar un objeto de la casa.

Retos motrices o físicos.
Cabría destacar entre estos, pruebas de agilidad como esquivar obstáculos (juguetes por el suelo, cordones atados de una punta a la otra de una habitación fingiendo ser láseres destructores, etc…), equilibrio (mantenerse a la pata coja diez segundos, caminar así porque “han perdido una pierna”); destreza artística (crear algo con plastilina como por ejemplo una espada para derrotar al dragón, algún dibujo o manualidad)…

Lo importante para una buena búsqueda del tesoro es imaginación y siempre que se pueda ¡disfrazarse es una gran idea!

Solo nos queda deciros que no os preocupéis si no tenéis impresora o no sois buenos diseñando en un ordenador ya que todo lo que os proponemos se puede hacer solo con papel y lápiz, y es que, lo que importa, es que nuestros aventureros ¡Disfruten!

Si queréis alguna idea, por aquí os dejamos una Aventura creada por nosotras:
“El Duende Ladrón”. Pulsa en él para descargarla:
undefined undefined

Y no lo dudéis, si tenéis cualquier duda o consulta dejad un comentario y os responderemos en un plazo breve de tiempo :3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .